Archive for diciembre, 2006

Fragmento

   -¿No conoces acaso la precariedad de su inmortalidad? -preguntó Caronte mirando fijamente a Teniam.
   Kana trató de levantarse, pero el dolor la obligó a seguir en el suelo.
   -No tiene esa fuerza por ser inmortal, sino por estar viva, y por ser mujer.
   Hubo en el Templo un profundo y frío silencio. Teniam miró con fijeza a Kana, luego al Libro, todavía abierto y reposando sobre el brillante líquido dorado. Por último miró a Caronte.
   -Ha estado hoy aquí y sin duda ha sido su presencia la que ha permitido que sigas viviendo -dijo Teniam a Kana, aunque aún seguía mirando a Caronte. Kana no podía verles los ojos, pero sabía que tras las máscaras ambos ardían de odio-. Mas el Revolucionario no estará ahí siempre -dijo volviéndose a Kana de nuevo y enfundando lentamente su espada-. Recuérdalo.
   Teniam miró por última vez a Caronte, hizo una leve reverencia y salió del Templo. La luz del exterior impidió a Kana seguirle con la mirada. Caronte se dirigió hacia donde estaba Kana a la vez que enfundaba su espada. A Kana le costaba respirar. Retiró la mano del pecho y se la miró. Estaba blanca como la nieve y empapada casi enteramente por sangre espesa y oscura. La vista se le empezó a nublar y dejó de sentir por su abdomen el cálido tacto de la sangre derramada. Por último, vio a Caronte arrodillándose junto a ella. Cerró los ojos y se dejó llevar por la suave y reconfortante brisa del tiempo.
 
Fragmento del capítulo ”Sangre en el Templo de Eiter”.  Libro VI: Vida.  El Libro de los Mitos.
 
 
ArVg
Anuncios

Ahondando en la esperanza

¿Acaso no es verdad que la sociedad no existe?
Ni la utopía
el amor
el odio
luz
oscuridad
paz
guerra
 
Abstractismo, Lina
Lo que a ti te ocurre es que deshechas como abstracto, irreal, e inútil, todo aquello que te ha hecho daño, o no ha reparado nada, pero en cambio te aferras a otros abstractismos como el miedo, el odio, la Oscuridad.
 
La cuestión no es si existe, si sirve, si es bueno, o si a ti te sirve.
La cuestión es que si existe en nuestra mente, existe.
 
ArVg