Archive for noviembre 16, 2007

Darkness… I

  Frío.
  En ese mismo instante en que ningún pensamiento en concreto ocupa tu mente, te das cuenta de que hace frío. Un frío que cala hasta los huesos. Un frío estático. Más allá de las definidas fronteras de tu piel, el aire está quieto. Inmóvil y frío. Aceleras el paso. No falta mucho para llegar. Si vas un poco más rápido, quizás, conserves mejor el calor y llegues antes. Pero no es suficiente. Te sientes mal. Hay algo que no te gusta. A tu izquierda, un callejón de poco más de un metro de ancho se extiende a lo lejos, serpenteante. Un atajo. Si lo tomas ahorrarás mucho tiempo. No te importa en ese momento el hecho de que tan sólo un par de lámparas de las paredes colgadas iluminen la calle con una luz amarilla, enfermiza. Sólo quieres ahorrar tiempo…
  En ese momento te das cuenta, mientras avanzas por el frío callejón, de que a tu lento paso, no importa que aquel sea el mejor de los atajos. Te paras. En lo alto, la oscuridad cubre el mundo con su silencioso manto, y en la tierra, su sombra, su reflejo apenas, te hiela la sangre. A lo lejos, adelante, allá a donde tus piernas no te quieren llevar, la oscuridad empaña las paredes de las viejas casas y se desliza lentamente, imperceptiblemente, por las frías losas heterógeneas que conforman el suelo.
Anuncios