Fragmentos inconexos (variar para)

  -Estoy seguro de que puedes hacerlo por la misma razón por la que creo que se me ha concedido una segunda oportunidad.
  Kana le miró fijamente, pero no formuló ninguna de las preguntas que le vinieron a la mente. Al cabo, Caronte continuó.
  -Ella no nos gobierna, no llega a nosotros y nos manipula como a unos títeres. Somos nosotos los que la buscamos sin descanso. Somos nosotros los que influímos en Ella y no al revés. La Conciencia de la Humanidad no nos revela sus intenciones porque, en todo caso, somos nosotros los que las tenemos que averiguar por nuestros medios, pues son en realidad nuestras intenciones.
  -Yo no estoy segura de poder hacer esto.
  -Yo sí lo estoy. De voluntad sé mucho más de lo que querrías saber jamás, sé por tanto que si has llegado hasta este punto, que si has hecho todo lo que has hecho, no sólo estás preparada para lo que se avecina, sino que por tu propio pie avanzarás hacia tu propio destino, pues marcha contigo. Si acaso ahora crees que me equivoco, sin duda tu subconsciente te declarará pronto sus intenciones, y te darás cuenta de que las compartes -dijo Caronte. Calló unos instantes, durante los que Kana compartió su silencio. En su mirada veía fluir cientos de preguntas aún sin respuesta-. Todo es tan confuso, Kana, lo sé. Pero eliminar esa confusión, esas dudas, esa niebla que nos impide vernos a nosotros mismos, es una de las consecuencias de nuestra lucha. Avanza como hasta ahora y estarás avanzando hacia la perfección.
 
   [En la Niebla — Libro IV. Kana]
 
  Los resonadores se activaron y se calibraron automáticamente. Godhi se recostó en el sillón y cerró los ojos. Centró toda su atención en un leve zumbido que le llegaba de todos lados. Un sonido peculiar y relajante. Pronto cambió y fue creciendo en intensidad hasta convertirse en un inquietante retumbar grave que terminó abruptamente. Silencio. Una corta serie de pulsos, cada vez más largos y armónicos, que se fueron entremezclando entre sí hasta formar un sonido complejo y desestructurado. Fue haciéndose cada vez más definido hasta que finalmente se acercó lo suficiente a un sonido grave y suave, cercano al humano.
  -Ahora te escucho -dijo Godhi, para comenzar la conversación.
  El sonido desapareció al instante.
  -Ahora te escucho -replicó la voz.
  -Te saludo. Mis iguales me llaman Godhi Astar. Llámame así si lo deseas.
  -Te saludo. Mi igual me llama Ednun Krass Iprae. Llámame así si lo deseas. Yo te llamaré Godhi Astar.
  -De acuerdo. Te agradezco que hayas accedido a mi propuesta.
  -Te agradezco que me la hayas planteado.
  -¿Cómo has aprendido mi idioma?
  -No hay tiempo para esto. Pregúntame ahora -contestó Él. Godhi se sorprendió, pero decidió no perder más tiempo.
  -¿Qué eres?
  -Soy el enemigo declarado de tu raza. Soy aquél al que queréis dar muerte.
  -Y tú quieres también ver cómo desaparecemos.
  -Yo quiero terminar. De una forma u otra, todo ha de terminar.
  -Deseo ayudarte. ¿Qué puedo hacer para ayudarte?

2 comentarios »

  1. Solrak Said:

    Sigue trabajando así y te aseguro que este magnifico trabajo tendra gran renombre… Si gente como Laura gallego, Cristopher paolini o el mismisimo Mario puzzo consiguio ganar fama desde la nada porque no tu. Sigo leyendo los fragmentos que deja en este lugar y cada vez me enlaza en ese mundo recreado por su mente. Cuando llegue el día en el que de por finalizada su obra, espero me deje verla. Cuidese joven y que su musa no desfallezca.

  2. Dante Said:

    si bueno yo comento por otro motivo, eeeeh me puedes contestar al jodido correo.
    Gracias.
    Y si bueno cuando lo terminesssss ya me pasas una copia, capullo.
    y sí es bueno, pero no esta acabado. (Por si no te habias dado cuenta voy con indirectas, que lo termines, especificando la indirecta.)
     Bien, amigo-hermano, es ovbio que me evitas, seguramente no solo a mi, es evidente ya que hace una semana que no hablamos, asi pues no te doy la tabarra más, pero contestame al correo porfa, y que te mejores, y cuando te apetezca hablar con alguien, ya sabes que puedes contar conmigo.
     
    Saludos, Sir Anthony Ralph Of Birmingham.


{ RSS feed for comments on this post} · { TrackBack URI }

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: