Arca [Libro Primero]

  Ahora tan sólo la oscilante luz roja les permitía reconocerse los unos a los otros. Estaban todos. A lo lejos, una sirena aullante y alaridos humanos rompían el silencio.
  -¿Qué hacemos ahora, señor? -preguntó de repente Zuck.
  -No podemos volver. No podemos esperar aquí a recibir nuevas órdenes. Avanzamos -respondió Saúl.
  Se disponían a continuar cuando la puerta al fondo del pasillo, tras ellos, se abrió con un silbido. La débil luz roja no llegaba a aquel punto del pasillo, pero los catanges ya se imaginaban qué había abierto la puerta. Algunos de elloscargaron sus rifles. Tras pocos segundos de silencio y quietud, una serie de extrañas gárgares y ululares; después, un poderoso rugido. Inmediatamente, la bestia echó a correr hacia los catanges, provocando sonidos metálicos a cada zancada, a la vez que los soldadoes hacían lo propio hacia el otro extremo del pasillo, que resultó ser más largo de lo esperado. Antes de que siquiera consiguieran divisar la otra puerta, la bestia les dio alcance.
  Un segundo rugido enmudeció el zumbido de una lanza catange justo antes de caer al suelo. Durante un solo instante se pudo escuchar únicamente el manar de la sangre y el crujir de los huesos del catange, que no tuvo tiempo de articular palabra. Los demás catanges se apresuraron a seguir avanzando, mientras intentaban dañar al predador con sus armas. Pronto, éste volvió a saltar sobre el catange más cercano, dándole muerte al instante.
  Durante varios largos segundos, Saúl no pudo ver nada. Creía que las luces de emergencia también se habían apagado, pero descubrió que era la sanre de la segunda víctima la que le impedía ver, al cubrir completamente su visor. La retiró como pudo y apuntó su arma a la bestia, que ya se disponía a abatir otro catange. Ni las lanzas ni los rifles pudieron evitar que matara a otros dos catanges antes de que los supervivientes llegaran a la ansiada puerta. Ahora quietos, los catanges utilizaron las lanzas para mantener a la criatura lo más alejada posible, mientras Saúl manipulaba los controles de la portilla para abrirla. Pasaron todos ellos y por último Saúl, que en el último momento retiró el dispositivo trampa que había mantenido la puerta abierta. Ésta se cerró de inmediato y la bestia comenzó a arremeter salvajemente contra ella sin ningún resutado.
  Saúl se volvió. Casi se le cortó la respiración al contemplar el escenario que se le presentaba. Ahora bajo el cielo gris y luminoso, se encontraban en un patio que formaba una sección de círculo de unos sesenta grados. En el centro de la enorme instalación, una estructura titánica comenzaba a desplegar un enorme repertorio de torretas automáticas de lanzamisiles, de cañones Gauss y de Impulsos. En el centro de la estructura, una torre se estaba desintegrando y partiendo, dejando que sus diferentes partes se acoplaran perfectamente a los muros metálicos, cambiando la forma del conjunto, que era ahora más bajo y ancho. Una estruendosa sirena oscilante y aterradora casi les reventó los tímpanos a los catanges y no bajó de intensidad en ningún momento.
  Atención, dijo una voz femenina y potente, desde todos los puntos del lugar, Órden de Lanzamiento de Astronave Q16: Secuencia Inicial, activada. Los catanges, anodadados y ensordecidos, se limitaron a apostarse en diferentes puntos del patio, esperando. Saúl se preguntó por qué no le comunicaron nada acerca de aquel lugar, y si acaso no se sabía absolutamente nada de ello ni de la astronave. Una leve vibración en su brazo le llamó la atención. Miró la pequeña pantalla en su brazo. Tras limpiar la sangre que la cubría, vio en ella que un grupo de más de diez soldados de la Confederación se acercaba a ellos. Pulsó un botón para llamarles la atención y comprobó que aceleraban el paso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: