Fragmento [Libro xXx] (Carta de Gaunímedes II > Carta del Patriarca)

  /* A continuación os presento la completa remodelación de "Carta de Gaunímedes" ahora que El Libro de los Mitos ha cambiado tantísimo. Prontamente, traeré otra antigua joya y la puliré y abrillantaré para que se acomode a la nueva historia y mi nueva forma de contar, con sus ventajas e inconvenientes. Hablo de "Excusas", que volverá bajo el nombre de "Apología". Hasta entonces y esperando así otorgarle al Libro un trasfondo sólido y amplio, aquí les dejo la "Carta del Patriarca" */
 
  […] pero fuera como fuese, esto carece ya de toda importancia.
  Ahora bien, expondré todo lo que ha podido llegar a mi conocimiento referente a esta macrocivilización antigua. Tomad todos los conocimientos que nuestra moderna civilización posee, toda la base cultural, histórica, científica, filosófica e incluso teológica en que se asienta nuestro pensamiento colectivo. Pues asumid que no significa nada. No en comparación con el conocimiento que las gentes que formaban esta civilización llegaron a reunir. Llegados a un punto, conocían tantos aspectos de la realidad que se acercaron a una definición verosímil de todo el conjunto. Ya os parezca posible o no, es ésta: la realidad se divide en dos estados, uno de seres tangibles, físicos, realizados y concretos, otro de entes informes, infinitos, que resumen todo lo potencial. Una cualidad crucial une ambos mundos, la Voluntad. Ésta, como percibieron los antiguos, se veía fortalecida cuando hacía que un ser pasara de un estado a otro, en igual medida. Llegaron rápidamente a la conclusión de que, para que un ser alcanzase un estado mayor de poder y conciencia, debía acudir a una de las dos claras y definidas sendas, la destrucción o la creación. Hacer que un ser pasara a ser algo potencial, o que un potencial pasara a ser un objeto físico, fortalecía a la voluntad autora.
  Inmediatamente, la Humanidad se dividió en aquellos que querían alcanzar cierto grado de perfección por medio de la creación o por medio de la destrucción. En el fondo no importaba cual de los dos caminos elegir, el final sería el mismo, pero no advirtieron que los medios también lo serían, convencidos como estaban de que la destrucción llevaba implícita más sufrimiento que la creación. Sabios pero necios, los más eruditos de todos ellos utilizaron sus poderosas voluntades para escindir la voluntad individual de cada humano de la voluntad de la Humanidad conjunta, convencidos a su vez de que la conciencia comunal suponía un lastre, y que su desaparición conllevaría un despertar, la visión verdadera de cual era la mejor elección de las dos. Como es evidente, era la conciencia comunal la única que les permitiría revelar qué camino seguir. Así, ciegos por completo ante la voluntad de los demás, los humanos comenzaron a buscar la perfección individualmente, por medio de todos los caminos posibles, llegando en muchos casos a alargar antinaturalmente sus vidas.
  Después, cuando con el paso de los años y tras los primeros momentos de histeria, las posiciones iban convergiendo, se alzaron con toda su fuerza las dos antiguas posiciones, destrucción frente a creación, muerte frente a vida, oscuridad frente a luz. Cegados todos, pues no podían ver aquello por lo que otro luchaba, centenares de miles de humanos enfurecidos con la realidad se adentraron en una guerra que bien pudo durar varias décadas. Una guerra que destruyó y erosionó los fragmentos de la noble cultura primera. Una guerra que sacudió los cimientos de la naciente humanidad, que provocó unos ecos que aun hoy pueden escucharse, diluidos en el tejido del tiempo pero aún con fuerza. Cansados pero no del todo convencidos en ningún sentido, ambos bandos dieron por terminada la guerra poco antes de que ésta acabase con los restos de la Humanidad. Esperanzados en un futuro más puro y esclarecedor, aunaron esfuerzos en la creación de una vasta red de estructuras y arcanos sortilegios, destinados a retardar el avance filosófico y científico de la humanidad, a vigilar sus movimientos, a controlar su población y regir la vida y muerte de sus individuos. Sabedores de que ahora gran parte de los humanos era inmortal, se creó el Mundo de los Muertos, un universo paralelo a éste para que los inmortales viviesen tras su primera muerte hasta alcanzar el máximo estado de perfección, o muerte última, en que podrían ir al Más Allá o al Vacío que les esperase. Para controlar todos estos sistemas, imprimieron la voluntad de un hombre, neutral por su naturaleza de híbrido entre mortal e inmortal, en un objeto simbólico, un libro de metal, asumiendo que esta voluntad sería la más cercana a la perdida y oculta voluntad de la Humanidad. Por ser la voluntad de este hombre [[[TENIAM]]] lo suficintemente alejada de la voluntad de la Humanidad, existen aún grietas y aperturas en el Sistema por el que un humano puede adentrarse a conciencia o por accidente. Éste es vuestro caso, que por puro fruto del azar, después de vuestra primera muerte a bordo de aquel módulo de salvamento, caísteis a este mundo a la vez que debíais entrar en el Mundo de los Muertos, por lo que llegásteis aquí como lo que habríais de ser allá, muertos andantes. Eternos caminantes que andan, comen, ríen, lloran y sufren sin fin. Tal como yo cuando me conocísteis.
  Espero que, como yo dentro de pocas horas, vosotros alcancéis también este estado de máxima perfección, al borde del precipicio que es la muerte. La insondable oscuridad no aterra, sino que extiende sus protectores brazos anhelando atraerme a su seno. No le temáis, temedle más bien al hecho de desear reuniros con ella y no poder. Luchad por vuestros ideales, sean cuales sean, pues los antiguos eruditos nos robaron la capacidad de conocer los ideales defendidos por la Humanidad. Luchad por lo que creáis justo y bueno, pues, en el fondo, sabed que es ésto lo mismo que la Humanidad defiende, aunque muramos sin la confirmación de ello.

5 comentarios »

  1. Skarakol Said:

    Señor, prometo echarle un buen vistazo a su espacio un día, y dedicarle el tiempo que se merece.Salud!

  2. Xurtu Said:

    Cuánto te quiero, rubia. Qué suerte tengo, mi vida, de que seas como eres. De como soy cuando estoy contigo, y como lo soy después. Me has cambiado la vida, ahora sí que soy feliz.

  3. Ericka Said:

    Hola :)Soy una amiga de Lina, la que te roba las frases….Es una muy bonita frase….Felicidades🙂

  4. Ericka Said:

    jajajaj no se si recordabas quien era, por esoespero q todo te vaya bien :)un beso, y un saludo

  5. Ericka Said:

    ah, por cierto….. feliiz año nuevo😛


{ RSS feed for comments on this post} · { TrackBack URI }

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: