NIHIL PLUS ULTRA

   Arrancad las entrañas del prójimo, despojadles de su piel mustia y flácida, desgarrad el tejido del todo con vuestras infamias y herejías, destruid lo construido, aniquilad a las bestias y a las hadas, asesinad a los ancianos, coméos a los jóvenes, arrasad los campos, anegad las llanuras, consumid las estrellas, […]

  …de tanto oírlo en su cabeza, en lo más profundo de su subconsciente, al pobre señor Prometeo le fue arrancado el corazón. Su voluntad hacía que creciera otra vez, y de nuevo era arrancado…

  Las linternas apenas conseguían arrancar la luz de la densa oscuridad que, aferrada a los fríos rincones, dominaba la tumba. Un sonido apenas audible alertó al Celador, que encabezaba el grupo. Fijó sus botas a la roca amarillenta y sucia y les susurró unas breves palabras a sus soldados. Callaron todos y sólo una linterna permaneció encendida, proporcionando un pequeño círculo pálido y vibrante de visión, que oscilaba lentamente entre un lado y otro, entre el muro a la izquierda y el muro a la derecha, entre la estrecha puerta a la izquierda y la apertura de un corredor a la derecha. Otro sonido atrajo el haz de luz hacia la boca de ese mismo corredor, donde iluminó claramente una pequeña y oscura figura. El bebé avanzaba, erguido sobre sus dos piernecitas débiles y delgadas, a punto de caer al suelo, apoyando sus manitas en el muro mientras producía una serie de gorjeos agonizantes y gárgaras roncas, que lo hacían estremecer. La mano libre recorría espasmódicamente el rostro deformado y seco, arrancándose tiras de piel oscura y quebradiza. Los leves rugidos y gorjeos se fortalecieron hasta convertirse en un alarido agudo, ronco y desesperado que hizo que alguno de los Guardianes retrocediese un par de pasos. De la entrada a la izquierda a una cámara surgió de repente una figura humana, alta y de movimientos erráticos, que se acercaba al bebé con pasos decididos y lentos, haciendo oscilar todo su cuerpo hacia adelante y atrás.
  Uno de los Guardianes, arma al hombro, avanzó a toda prisa y recogió a la pequeña criatura y regresó al fondo del grupo. El resto se adelantó y apuntó sus armas al ser alto y delgado que ahora les amenazaba con una vara de madera y metal que había cogido del suelo. Antes de comenzar a desplomar sobre él sus disparos rápidos y cercenantes, le oyeron entonar alguna clase de alarido disonante y ronco, que elevó al techo del corredor tiñéndolo de una ira incontrolada e irracional. Los proyectiles traspasaban con facilidad sus tejidos secos y fracturaban sus débiles huesos, pero la criatura, suspendida y sostenida por una voluntad alimentada por el dolor y el odio, continuó en pie. Aún seguía intentando hacer algún daño a sus atacantes con sus propios huesos y dientes, que simplemente rebotaban en sus firmes blindajes, hasta que no quedaba de él más que un rastro de ceniza negra y algunos trozos dispersos de tejido mezclado con las vendas con que le momificaron. Calientes y aún con mucha munición disponible, las armas fueron colgadas de nuevo a los hombros, mientras el grupo abandonaba el sepulcro, apartando de su oscuridad los alaridos terribles y agudos de la pequeña criatura.

NIHIL PLUS ULTRA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: