La matanza infinita

  Alzaron la mirada con un incierto presentimiento. Sobre ellos, una mole negra alargada y fulgurante se alejaba a gran velocidad. Bajo ella, una sombra, una silueta. Apenas un segundo después, la guerrera, la máquina de muerte, cayó sobre el cadáver, quebrando sus huesos. Inmediatamente, las decenas de seres que la rodeaban volvieron hacia ella sus armas. Con una rapidez y frialdad letal, Danae arrancaba miembros esqueléticos, desgarraba músculos del color del papiro o de las nubes tormentosas, aplastaba huesos y quebraba armas. Conformando una bestial introducción a una bella danza de la muerte, Danae sacaba un arma de su pequeño arsenal, la utilizaba en el momento adecuado y la volvía a guardar. Destrozaba con sus propias manos a los muertos que se le aproximaban demasiado y acribillaba a los que venían desde lejos. Cuando los cadáveres de los cadáveres comenzaron a acumularse, sus miembros epilépticos intentando agarrar sus piernas, decidió irse apartando del lugar a medida que aniquilaba las oscuras masas de humanos con armas cada vez más potentes.
  Su decisión de utilizar armas tan potentes costó que, al fin, llamase la atención de un Ángel Negro, que elevó su alarido inhumano hacia el cielo brillante antes de echar a correr hacia ella. Danae apuntó sus dos armas más poderosas hacia la bestia y disparó ambas a la vez cuando se encontró a menos de cien metros. Sin ningún problema, el monstruo atravesó la nube de humo y vísceras que provocaron las máquinas y en pocos saltos llegó hasta ella. Un agudo pitido extraordinariamente molesto avisó a Danae de la llegada de un pulso. Un segundo después, su traje se desactivó. Acto seguido, las olas de luz multicolor y el golpe propinado por el brazo del Ángel llegaron a la vez a su consciencia. Su pesado cuerpo dio contra el suelo arenoso y cansado, provocando un leve crujido metálico. El sistema despertó y de nuevo se hizo la luz.Sobre ella, el Ángel se disponía a atravesarla con un largo fragmento de metal de algún tanque o avión estrellado. Con una ágil voltereta, Danae se apartó del recorrido de la lanza y se alejó del Ángel a toda velocidad, subió por los restos de un buque de condensación mientras destrozaba los cuerpos de tres cadáveres que intentaron cortarle el paso y saltó finalmente sobre la espalda del Ángel, donde trató de disparar a su nuca un denso caudal de proyectiles. Con los primeros espasmos de dolor, el monstruoso ser la arrojó al suelo. Una vez allí, un contundente golpe con su arma desgarró el chaleco de protección de Danae, provocando una lluvia de chispas y de sangre. Sintiendo cómo el dolor le penetraba las vísceras y llegaba hasta su espalda, Danae se encogió y retrocedió unos pasos, dejando caer la última arma que había usado. Un gorjeo grave y estertóreo atravesó sus tímpanos. El Ángel estaba riendo.
  Danae trató de sobreponerse al dolor y irguió, haciendo gala de toda la elegancia y decisión que podían traspasar la silueta de la armadura. El Ángel dejó de reir y la miró con una mezcla de odio y curiosidad asaltando su rostro deforme. Ese rostro se acercó a la máscara de Danae con lentitud, mientras repasaba con la vista su armadura y las armas colgadas a los hombros…

1 comentario »

  1. O-Ren Said:

    Humm, qué flipante. Describes todo muy bien, pero quizás el pararte a dotar a todo de tantos bonitos adjetivos le hace perder al texto agilidad, velocidad machacante que es lo que esta historia en esta escena necesita. En una escena triste, de amor o sensual es mejor las florituras y densos contenidos de adjetivos preciosos que utilizas como nadie. De verdad, me encanta como escribes, pero personalmente, para leer un texto necesito que esté más vivo, que fluya.Te quiero, Prometeo.


{ RSS feed for comments on this post} · { TrackBack URI }

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: