Archive for junio, 2010

Vivo

Respiro hondo, miro alrededor y veo cosas. Muchas, muchas cosas, cosas
cotidianas, objetos y acciones que me rodean y me empapan con su gloria
y su nefasta banalidad. Sonrío. Hay luz por todas partes, el plástico
de las bolsas me retuerce la piel de los dedos. Afuera, bañadas por el
calor, las universitarias van de un lado a otro, con sus tetas
danzantes. Los universitarios se retuercen y gritan y ríen y beben y
fuman y lloran. Somos todo un coro, un universal cántico de vida, de
gloria. Bebe agua, mira cómo caen las motas de polvo.

Eso es todo lo que somos, pero es que, siendo eso, lo somos todo.

Anuncios

Ahora (al manso cínico)

Martillazos del dios del trueno en una campana de oro, sobre una torre de cristal.
Sombras ígneas, irisadas, que arrancan de la espira los destellos de la ira extática del tiempo.
Ha llegado el Ahora.
Ha llegado el Ahora y las nubes negras desaparecen con un estruendo y la luz inunda nuestras cuencas sorprendidas.
Si él para, sube tú. Sube hasta lo alto de la maligna espira vítrea y revienta el artefacto,
arráncale los más fatídicos y brillantes tañidos de pulsos áureos, porque ha llegado el Ahora.
Disfruta el estruendo, aliméntate de esa certidumbre, de la única certidumbre entre un océano intangible
e inconmensurable de caos.
Saborea los destellos del ónix frío que cubre el universo, hunde tus manos en esa seguridad, sácalas y bebe del zumo de las Hespérides.
Ha llegado el Ahora, ‘Carpe Diem’, si sabes lo que te conviene.

"En este hálito frío,
desde la escarcha,
dice la lombriz:
‘Decrepitud y tiempo,
todo es mío.’ "

Mira arriba, observa los astros arder con su ira incandescente, con su escéptico y nihilista relumbrar,
rugiendo mientras ejecutan su salto hacia la muerte térmica, mientras su decrepitud los anega.
Observa tu cuerpo, contempla cómo te pudres sin remedio, cómo tu cerebro decae como un imperio agonizante,
como una ciudad de angostas calles negras y olvidadas.
Observa todo esto y observa después esos ojos, ese pelo, esa piel que a mí me dio la vida y que ahora te la dan a ti.
Bebe de ella, sé un vampiro preternatural y absorve de ella la belleza intrínseca de la materia y de la existencia.
Ahora, tu conciencia no existe, existe vuestra conciencia, un estado de existencia superior, más alto y frágil.
Conoce ahora todo lo que no podías conocer antes, la muerte fría, la dolorosa vida, el cáustico nihilismo, la frágil civilización de los niños náufragos.
Respira, bebe un vaso de agua y siente cómo te llena de vida el gas y el líquido.
Bésala y acaríciala y siente cómo su tacto te llena de un estado tanto más superior a toda tu existencia anterior,
en tanto que ahora existes como nunca antes lo has hecho, porque mientras lees esto, existes Ahora.

Hazlo por mí o por ella o por ti o por el Absoluto Vacuum que nos espera tras la muerte y entre las estrellas muertas:
Vive el Ahora.

Ouroboros

Ouroboros

Libro I. Homo Faber

Libro II. Homo Sapiens

Libro III. Xenos

Libro IV. Endos

Libro V. Demiurgos